¿ESTÁS COMPROMETIDO/A CON TU ORGANIZACIÓN?

La semana pasada me he encontrado con una noticia que me ha impactado mucho. Según los resultados de la encuesta State of the Global Workplace realizada por la consultora Gallup, resulta que el 85% de los trabajadores no está comprometido con su organización.

Me parece un dato demoledor, especialmente porque si nos fijamos en el dato para España, ese porcentaje sube al 90%. Es una noticia realmente preocupante porque obviamente dedicamos una buena parte de nuestra vida al ámbito del trabajo y si el 90% o el 85% en el mundo no se siente comprometido con la empresa o con la organización para la que trabaja, estamos ante una situación que yo podría calificar de dramática, que si no sabes para qué te levantas cada día, no sabes qué sentido tiene tu trabajo y no sabes qué aportas en el día a día un proyecto común, pues te puedes imaginar la energía negativa con la que vas a trabajar.

Y esto creo que podemos analizarlo desde dos perspectivas distintas:

Por un lado, hay un trabajo por parte de las organizaciones para encontrar su compromiso y por tanto su propósito corporativo. Venimos de un modelo donde lo único que importaban eran los beneficios económicos para rendir cuentas a uno de los grupos de interés de la empresa, los accionistas. Sin embargo, en este momento hay una gran crisis de reputación en la mayoría de las marcas corporativas, los clientes no confían en las marcas. Es por ello, que toca a las empresas centrarse en otros tres grupos de interés que son los más importantes para generar reputación, los clientes, los empleados y la sociedad.

Con esto se pone de manifiesto la importancia de que cualquier organización, se dedique a lo que se dedique, defina claramente cuál es su propósito, su razón de ser, eso que da sentido al trabajo de cada una de las personas que contribuyen a que ese propósito sea realidad. Me refiero a  la razón de ser por la que existe una organización, porqué está en el mundo, cuál es el lugar que le otorgan sus stakeholders y cuál es su aportación positiva para la vida de cada uno de estos grupos de interés internos y externos.

Eso sí, desde luego es algo que tiene que estar absolutamente ligado a la estrategia de negocio porque no puedes definir un propósito si no haces una entrega que sea relevante y que esté totalmente alineada con tus fortalezas, que haga realidad una declaración de principios que quedaría vacía si no tenemos una propuesta de valor concreta. Esa razón de ser define por lo tanto quiénes somos y qué podemos aportar a la sociedad. Si hay un propósito claro en la organización vamos a poder conectar mejor con todos nuestros grupos de interés y por tanto fortalecer los intangibles, que son hoy uno de los activos más valiosos para cualquier organización.

Si además pensamos en las siguientes generaciones y en especial los millennials, que en 2020 van a representar nada más y nada menos que un 35% de la fuerza laboral, hemos de tener en cuenta que una de las prioridades de esta generación a la hora de elegir entre un puesto de trabajo en una empresa o en otra es precisamente que ese lugar haya definido un propósito, según este estudio de ManpowerGroup. Las preferencias no vienen por cuestiones higiénicas cómo pueden ser horarios de trabajo, salarios o los futbolines y puffs de colores que haya en las oficinas. Lo que marca la diferencia para los jóvenes es trabajar en una empresa con valores con los que se puede identificar, una empresa de la que se sienta orgulloso de pertenecer y con la que construir también ese sistema de creencias compartidas. Eso es lo que marca la diferencia para los jóvenes y ya que claramente estamos en un mundo que cambia, debemos adaptarnos a ese cambio .

Por otro lado, considero que si nos centramos sólo en lo que las empresas pueden hacer, nos colocamos en una postura cómoda en la que esperar a que nuestra empresa haga algo, que mueva ficha. Yo no puedo estar comprometido si mi empresa no cambia.

Creo que no podemos sentarnos a esperar, sino que hemos de asumir nuestra propia responsabilidad individual tanto las personas que están en la alta dirección como cualquier empleado parte de la cadena.

Aquí es donde conecta para mi la importancia de descubrir tu marca personal. Igual que una marca corporativa ha de encontrar su propósito de marca, cada uno de nosotros tenemos que encontrar nuestro propósito personal, aquello con lo que te comprometes por encima de otras cosas porque es lo que llena tu vida de sentido y te da gasolina.

Si nosotros de forma individual lo encontramos, en caso de ser alta dirección o estar al frente de una empresa alinearemos nuestro propósito personal con el de la empresa que dirigimos o al menos trabajaremos intensamente para descubrirlo con el equipo. Si no estamos en un puesto de responsabilidad para poder elegirlo o no está alineado con el nuestro, por mucho que nos de miedo, tendremos que asumir el riesgo de coger otro rumbo para encontrar la empresa u organización en que eso sí ocurra.

Igualmente para cualquier otro empleado. El primer paso y responsabilidad que tenemos es saber si estamos alineados con nuestra empresa, con su propósito, con sus valores y para eso primero tenemos que descubrir los nuestros. Y si no lo estuviera, habrá que dar un paso para cambiar sabiendo que puedes vencer el miedo y encontrar ese trabajo a tu medida que te da la energía y el compromiso que necesitas para levantarte todas las mañanas sabiendo que con tu trabajo contribuyes a hacer tu propósito realidad sólo o integrado en una organización con la que SÍ estarás comprometido.

La realidad es que hoy en día las empresas y las organizaciones no están mayoritariamente trabajando en este sentido. Queda mucho camino por recorrer. Empezarán algunas grandes empresas a hacerlo y llegará un día en que haya un efecto dominó para todas.Lo que sí es cierto es que cada uno de nosotros SÍ podemos empezar a asumir la responsabilidad personal que necesitamos para encontrar en nosotros ese camino mientras las organizaciones se van poniendo a ello.

Te animo a que hagas el test de marca personal que puedes encontrar en mi web,  que quizá te ayude a hacerte algunas preguntas sobre tu marca personal y con el que recibirás  unas recomendaciones sobre dónde está tu marca y qué puedes hacer para descubrir primero, y después crear y mostrar tu marca personal.

Puedes escuchar el episodio del podcast aquí

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    email    facebook    twitter    linkedin    linkedin