¿POR QUÉ NOS CUESTA MOSTRARNOS?

Una de las cosas que más nos cuesta cuando descubrimos y desarrollamos nuestra marca personal es cuando llega el momento de mostrarnos. Si, si, aunque aparentemente en esta era digital compartimos lo que hacemos a través de las redes sociales, en la mayoría de los casos,  lo único que hacemos es compartir cosas de otros sin poner nada nuestro en ello o cosas que muestran nuestra superficialidad, cosas relacionadas con nuestra existencia, pero no con quiénes somos y lo que podemos aportar. Hay casos en los que incluso estamos en redes sólo para ver lo que hacen otros y aunque lo parezca, no es realmente por cotillear sino por pánico a mostrar nada de lo que somos.

 

Siempre he dicho que lo que más nos cuesta es reconocer en profundidad en qué somos buenos, qué es aquello que hacemos muy bien y que nos encantaría poder enseñar a otros para que les sirva. Las creencias aprendidas en torno a esto nos dicen que si “presumimos” de eso es porque vamos de sobrados y queremos inflar nuestro ego. Pues bien, me encuentro cada vez más con que la gente que tiene mucho que aportar y compartir, que es muy buena en lo que les apasiona, son las que tienen más miedo a mostrarlo y casi siempre lo que está detrás de eso es “el qué dirán” y una tendencia natural a sentirnos muy pequeños.

 

Llevamos muchos años ocultos tras la marca de la empresa para la que trabajamos, la del colegio o universidad donde hemos estudiado, en fin la marca de otros, sin creer siquiera que es posible descubrir la nuestra, encontrar sus valores y a partir de ahí mostrarla en todo lo que hacemos. Si, si y además difundirla como si de marca corporativa se tratara.

 

En estos últimos días he tenido la enorme alegría de vivir como han empezado a mostrarse 2 alumnas más del Programa de Marca Personal que imparto con Cristina Beascoechea. Ya lo había hecho Antoni Ballester, creador del Método Ballester de aprendizaje, quien aunque a veces le sigue costando mostrar lo grande que es y el gran trabajo que ha hecho durante más de 35 años,  va dando pasitos de gigante. Le ha seguido Inma Fita, Guía educativa, quien tiene tanto que aportar a los adolescentes y les hace tanta falta, que va a ser un lujo seguirla. Y la última ha sido Coco March, experta en Imagen con Valor, cuya misión es ni más ni menos que la de trabajar con pasión por la excelencia la imagen de las personas fuera de los poderosos canones establecidos de imagen, estilo y belleza. Ahí es nada.

 

Pues sí, son unos valientes y han salido al ruedo. Por que aunque les cueste, han decidido salir de la zona de confort y aportar al mundo lo que son de forma auténtica para empezar a cumplir su sueño, el de hacer aquello que hacen muy bien y que da sentido a su vida. Y entonces ya no importa el qué dirán, al contrario, lo importante es hacer grande el sueño para que sirva más. Ya no lo hacemos para gustar sino para vivir plenamente, simplemente dejándonos ser.

Es por eso que cuando estamos ahí, todas las herramientas de marketing y comunicación cobran sentido y fuerza y han de utilizarse de la mejor forma posible para obtener visibilidad.

 

Se trata sencillamente de que quien nos busque, pueda encontrarnos.

 

Ha sido un placer haber podido hablar de todo esto esta misma tarde en el programa de radio al que acudo quincenalmente para hablar de Marca Personal en Última Hora Radio,  dirigido por Sandra LLabrés, Tardes Inmediatikas.

Aquí os dejo el poadcast.

Gracias!

 

¿Y ESO DE LA MARCA PERSONAL? ¿YO LA NECESITO?

Es posible que hayas oído hablar del concepto de marca personal, y te preguntes, ¿y yo, la necesito? Otra posibilidad es que no hayas oído nunca este término, da igual, entenderás rápidamente en qué consiste.

Lo primero que debes saber es que marca personal ya tienes, la tenemos todos, otra cosa es que no seas consciente de ello. Esto es así, porque marca personal no es más que la huella que dejamos cuando hablamos y actuamos desde el alma, desde ese lugar en el que todo lo que hacemos va impregnado de amor y donde ponemos todo nuestro talento de forma absolutamente innata.

Lo que ocurre, es que la mayoría de nosotros, esa huella la hemos enterrado, no nos acordamos de cuál es y no tenemos su control, es más, lo más probable es que ahora la huella que estés dejando sea precisamente la opuesta a quien eres realmente pero la vida te ha llevado por ese camino y parar un momento para preguntarte si es tu huella real o no, no es tarea fácil.

Yo te quiero hablar de marca personal, pero no aquella que quieres construir para encontrar un trabajo mejor, ni la que te va a traer más clientes, ni la que va a hacer que te asciendan, sino la auténtica, porque, en realidad, es la única posible. Cuando la redescubras y tomes el control de la misma y abandones el camino por el que te has dejado llevar sin darte cuenta, entonces los clientes, el ascenso, el puesto de trabajo perfecto o tu propia empresa llegarán solos porque estarás dejando de existir para empezar a vivir.

Puedes pensar que esto no es para ti, que hablar de marcas y de marketing y de comunicación es cosa de empresas y productos, no de personas, que tu no quieres ser famoso. Bueno, pues créeme cuando te digo que no, que es todo lo contrario. Llevo años vinculada al marketing y la comunicación tanto desde la docencia como desde un punto de vista más práctico como emprendedora, y es ahora cuando, ante el cambio tecnológico tan grande que estamos viviendo en esta era digital, sé que lo más importante es que descubras qué huella quieres dejar en este mundo. Ahora disponemos de herramientas que antes no existían y que no solo te van a permitir brillar, sino que además te permitirá conseguir lo más importante, que no es otra cosa que llegar a aquellas personas que quieren seguir tus pasos porque haces su vida más fácil de alguna forma, independientemente del sector al que te dediques.

Ya sabemos lo importante que es el Plan de Marketing para un producto, pues igual de importante será tu estrategia personal de marketing porque cuando tengas el control de tu huella y sepas que cada día con lo que haces estás mejorando algo a tu alrededor, querrás ser ese producto que hay que mimar y mostrar. Es entonces cuando querrás crearte una estrategia para saber cuáles son tus atributos y valores esenciales, tu precio, como distribuirte, y claro, descubrir cual será la estrategia de comunicación más adecuada para ti.

En definitiva, estoy hablando de poner el marketing y todas sus herramientas al servicio del fin más elevado que puede tener,

hacer brillar a las personas.

email    facebook    twitter    linkedin    linkedin


María Gómez 2016