¿PARA QUÉ NECESITAS DESCUBRIR Y POTENCIAR TU MARCA PERSONAL?

Son muchas las personas que me dicen que no acaban de entender que es eso de la marca personal y para qué puede ayudarles. Creen que es útil sólo para gente que ya es o que quiere hacerse famosa o para quiénes quieren montar una empresa.

Por eso, después del tiempo transcurrido acompañando a personas de forma individual o en grupo, me gustaría aclarar un poco más el concepto. La palabra “marca” hasta ahora ha sido un término utilizado únicamente para nombrar productos o empresas como forma de identificarlos y diferenciarlos de la competencia. La gestión de la marca como valor intangible que dota de valor al producto o a la empresa tiene ya una larga trayectoria que ha sido desarrollada fundamentalmente con grandes inversiones en publicidad y comunicación. En muchos casos, se ha obviado lo más importante: “para qué” se ha creado ese producto o servicio, qué necesidad satisface, cuál es su propósito. Es por eso que estamos viviendo un momento de crisis en las grandes marcas pues están dejando de tener credibilidad y el consumidor no se identifica con ellas.

Algo parecido nos ha pasado a nosotros. Fuimos “marcados” al nacer con un nombre y dejamos en muchos casos que ese nombre fuera tratado por cada uno de forma diferente. Nunca, ni el sistema educativo, ni la educación recibida, ni el entorno, nos dieron la oportunidad de mirarnos hacia dentro para saber bien quiénes somos, cuáles son nuestros atributos esenciales, qué valores nos mueven, y a partir de ahí, descubrir para qué estamos aquí.  No hemos tenido la oportunidad de escucharnos para saber qué nos ruge hacer, aquello en lo que ponemos toda nuestra esencia y todo nuestro potencial porque es lo que da sentido a nuestra vida y nos levanta por las mañanas.

Sólo cuando eso ocurre podremos ser un producto con sentido que viene a satisfacer una necesidad real, principalmente la nuestra propia , la de dirigir nuestra vida hacia dónde nosotros decidimos dejando que el cómo nos venga dado.

Cuando tomamos consciencia de todo lo anterior es cuando esa marca que sómos, esa huella que queremos dejar, necesita hacerse visible para ser identificada por los demás. Porque de la misma forma que un nuevo producto ha de ser mostrado para saber que existe, también nosotros tenemos que mostrarnos para que nuestro entorno sepa quiénes somos, lo que anhelamos y para qué pueden contar con nosotros.

Y cada uno lo hará a su manera, y todas son maravillosas. Unos necesitaran hacerse un logo que refleje su esencia y que les ayude a mostrarse, otros no. Otros, necesitarán sólo mejorar su perfil de Linkedin para que su mercado pueda ver quién es, no sólo su currículum convencional. Otros, sentirán la necesidad de tener una página web personal en la que contar lo que hacen y compartir lo que saben. Otros, hablar y tener un canal Youtube para mostrarse en vídeo. A otros sencillamente les servirá para dejar de ser invisibles en su empresa sólo por atreverse a mostrar su talento y abandonar la queja de que son los demás los que no nos ven.

Todo esto son opciones de comunicación y cada uno elegirá sus propias herramientas de la forma más coherente con quién es, y todas ellas son maravillosas.

Lo que sí ocurre en este momento histórico de cambio, lo que no será una opción, es quedarnos en manos de lo que otros decidan por nosotros. Escuchemos lo que nosotros sabemos que podemos aportar, dejemos de lado la falsa humildad de creer que vamos de sobrados si lo hacemos  y hagamos lo necesario para descubrir y potenciar nuestra huella, nuestra marca personal. Somos tan grandes que somos capaces de lograr lo que queramos y para ello basta con caminar y vivir cada día dando lo mejor que somos, descubrirlo y después tocar a los demás con esa luz.

Ya sé que da mucho miedo, yo también lo tengo, porque no nos han enseñado a hacerlo y darnos cuenta de que en el fondo somos nosotros quienes no queremos alumbrar sin culpar a nadie de ello es un ejercicio de honestidad con nosotros mismos difícil de digerir.

En el fondo nos asusta mucho hacernos y mostrarnos grandes. Nos asusta la posibilidad que tenemos no sólo de brillar sino de alumbrar a otros con nuestra luz para cumplir nuestros sueños y los de nuestra comunidad. Si somos conscientes de esto, al menos ya sabemos que el enemigo está en nosotros y que tenemos que ponernos a trabajar para vencer eso, qué es posible y que ahí fuera están esperando vernos y que compartamos.

¿Te animas?

 

Y EN 2017, ¿YA SABES HACIA DÓNDE VAS?

Este es mi último post del 2016 y lo escribo hoy precisamente el día que he dedicado a preparar mi estrategia personal para 2017. Llevo todo el día escribiendo mis planes para los seis primeros meses del año y quiero recomendaros que hagáis lo mismo.

A pesar de haber tenido varias empresas propias, nunca me había sentado a escribir su Plan de Marketing cada año. Con eso de que la función marketing la llevaba siempre en la cabeza, creía que no me hacía falta ponerlo por escrito, que total, ya sabía lo que tenía que hacer. Tremendo error.

Fue el año pasado la primera vez que me decidí a dedicarme un día para mí sola en un entorno inspirador para poner por escrito mis planes y el rumbo hacia dónde llevar mi vida y no sólo en lo profesional. Ya sabéis que hoy no concibo la separación entre lo personal y lo profesional, que lo importante es que incorporemos a nuestra vida aquello que nos levanta por las mañanas con tal fuerza que es simplemente parte de nuestra VIDA.

Pues si, hoy he revisado 2016 y puesto rumbo a 2017. Al revisar me doy cuenta de los pasos avanzados, de los aciertos y errores cometidos y de cuáles son esas cosas en las que me cuesta avanzar, sencillamente porque que me saboteo, me dan miedo o sencillamente la vida no quiere que me ponga con ellas ahora porque hace que otras diferentes aparezcan.

Lo genial precisamente es que al observar nuestra vida y a nosotros mismos, somos capaces de ver qué cosas no nos pasan porque nosotros mismos en el fondo no queremos que pasen o porque la vida decide que no es el momento y que lo tenemos que aceptar sin resistencia sencillamente porque sabemos que cuando toque, llegará.

Me gustaría compartir con vosotros el esquema que podéis seguir para hacer vuestro plan personal de marketing para 2017 si os animáis. Yo puedo contaros lo estupendo que es pero sois vosotros quiénes tenéis que verificarlo y hacerlo, vivirlo en carne propia. Es el esquema tradicional de un Plan de Marketing para un producto o para una empresa pero resulta perfectamente aplicable a nosotros cuando somos conscientes de que somos la principal empresa y “producto” que tenemos que saber gestionar y potenciar.

Hacedlo y verificad vosotros mismos si os sirve.

Análisis de la situación

. Análisis histórico: Haz un recorrido por tu año 2016. Recorre mes a mes los hitos más importantes que te han ocurrido tanto a nivel personal como profesional. Dedícale el tiempo que sea necesario para recordar al máximo como empezaste el año y cómo lo acabas y los pasos que has dado.

. Análisis causal: Analiza aciertos y errores. No hay nada bueno ni malo, sólo aciertos y resultados no esperados. Conviene aquí que observes las cosas que te han ido bien y las que no tan bien del año que acaba. Sabemos que de cada obstáculo y dificultad aprendemos algo importante y que precisamente están ahí para eso, para que aprendamos.

Reconócete los éxitos y observa los fracasos como maravillosas oportunidades de crecimiento.

. Investigación de mercado: Cuando ya sabes cuál es tu misión, qué es aquello que sabes que quieres hacer por encima de todo, es importante mantenerse al día sobre lo que está ocurriendo en el sector que avala tu actividad ( si aún no lo sabes, te recomiendo que pongas eso como tu prioridad vital).

Recoge todo tipo de información que te afecte según el área o sector en el que desarrollas tu actividad, sigue pendiente de las tendencias del mercado, conoce lo mejor posible como evolucionan las necesidades de tu mercado…

Es importante revisar con frecuencia las características de tu mercado, quiénes son, cuáles son sus necesidades, si han evolucionado y cómo segmentarlos. Y sobre todo, no pierdas de vista la frecuencia común que tú mismo decides que han de tener SIEMPRE. Ellos son tu tribu, aquellas personas de las que quieres rodearte, con quién y para quién quieres trabajar. Si lo defines bien, el resto saldrá solo.

También es importante también que no dejes de investigar a tu competencia directa o a personas con cuya marca personal te identificas para conocer qué hacen y cómo lo hacen si puede servirte de inspiración. 

 

Análisis D.A.F.O.

 Haz un inventario de tus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades.

Aunque ya lo hayas hecho alguna vez, es importante revisar el anterior y ponerlo al día porque evolucionamos continuamente, convertimos nuestras debilidades en fortalezas y nuestro entorno cambia también muy rápido.

Recuerda que las debilidades y fortalezas son internas a nosotros mismos. Las Amenazas y Oportunidades son siempre externas.

 

Formulación de objetivos

Has de ponerte objetivos. Sólo así podrás decidir a dónde quieres ir, en qué quieres avanzar y en que áreas diferentes hacerlo. Eso sí, ten en cuenta que lo de ponerse objetivos ha de ser eficaz, y no algo aparente que realmente no te lleve a ningún sitio. Por ello, los objetivos siempre han de ser:

Concretos y precisos.

Alcanzables.

Realistas

En el tiempo. Ajustados a un calendario.

 

Elección de la estrategia de marketing

La estrategia recoge de forma genérica los objetivos marcados, responden a una visión global de dónde quieres posicionarte, a dónde quieres llegar. Después lo concretarás en objetivos y acciones.

 

Plan de Acción

Para conseguir los objetivos en el plazo determinado y desarrollar la estrategia definida tienes que elaborar un plan de acción. Cualquier objetivo se puede alcanzar desde la ACCIÓN y sólo así podrás dar pasos en la consecución de tu misión. Se trata de definir las acciones concretas que debes poner en práctica para poder conseguir los efectos de la estrategia. Ello implica necesariamente disponer de los recursos humanos, técnicos y económicos, capaces de llevar a buen término el plan de marketing.

Ejemplos concretos de acciones posibles en cada elemento del marketing mix serían:

Sobre el producto. Eliminaciones, modificaciones y lanzamiento de nuevas líneas de producto en nuestro surtido, mejora de calidad, creación de nuevos productos, modificaciones en estilo personal, diseño gráfico de nuestra marca, cambios sustanciales de cualquiera de los atributos de nuestro producto…

Sobre el precio. Revisión de las tarifas actuales, cambio en la política de descuentos, adaptación de nuestro precio al valor lo que sabemos que valemos…

Sobre los canales y tipo de distribución. Comercializar a través de internet, apertura de nuevos canales, búsqueda de nuevos puntos de distribución para nuestros servicios, búsqueda de nuevos intermediarios…

Sobre la comunicación integral. Contratación de gabinete de prensa, potenciación de la página web, plan de medios y soportes, determinación de presupuestos, campañas promocionales, presencia en redes sociales, eventos, acciones de cobranding…

 

Calendario

 El Plan de Acción tienes que concretarlo en un CALENDARIO que indique las distintas acciones a llevar a cabo y en qué momentos. Esta es quizá la parte más importante de todas. Si haces este trabajo por escrito y no lo concretas en un calendario semestral primero, para ir bajando a objetivos mes a mes que después desglosarás por semanas, lo más fácil es que te pasen los días y meses y no avances tanto como podrías.

El tiempo pasa muy rápido y es fácil perderse por el camino.

Este calendario será la pieza que podremos tener a la vista durante todo el año para poder chequear continuamente su cumplimiento o desviación de cara a alcanzar los objetivos previstos.

 

Presupuesto

 Una vez que sabemos lo que queremos hacer, solo faltan los medios necesarios para llevar a cabo las acciones definidas previamente. Esto se materializa en un presupuesto. Tienes que saber qué estas dispuesto a gastar para llevar a cabo las acciones propuestas e igualmente tendrás que hacer una previsión de los ingresos que esperas obtener con ellas.

Has de invertir en ti, en tu marca. Ten en cuenta que al fin y al cabo estas invirtiendo en tu vida y puedes incluir aquí todos los aspectos relacionados con tu área más “profesional” aunque también tendrás que incluir cuánto estás dispuesto a invertir en otras cosas para tí, para nutrirte, para formarte, para continuar avanzando en esta aventura maravillosa de coger las riendas de tu vida.

Y sé generoso contigo, valórate y decídete a gastar en ti lo necesario de forma abundante para hacerte grande.

 

Sistema de revisión.

La revisión del cumplimiento es el último requisito exigible a un plan de marketing y te permite saber el grado de cumplimiento de los objetivos a medida que vas aplicando las estrategias y acciones que has definido. A través de esta revisión has de detectar los posibles fallos y desviaciones para poder aplicar soluciones y medidas correctoras con la máxima inmediatez.

De no establecer estos mecanismos de control, tendrás que esperar a que termine el año y ver entonces si has alcanzado o no los objetivos marcados. Sería quizá demasiado tarde para reaccionar. Así pues, los mecanismos de control te permiten conocer las realizaciones parciales del objetivo en períodos relativamente cortos de tiempo, por lo que la capacidad de reaccionar es casi inmediata.

 

Ya tienes todo lo que necesitas para hacerlo, ¿te animas?

 

Yo estaré aquí acompañándote si lo necesitas.

Un abrazo y Feliz 2017.

email    facebook    twitter    linkedin    linkedin


María Gómez 2016